Últimas noticias

Encerrar a los viejos: una sombría solución

Encerrar a los viejos

¿Hay que encerrar a los viejos? es el titulo de un artículo que se publicó ayer en la prensa. La pregunta la hace Mary Beard que, en 2016, recibió el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales. Es catedrática de la universidad de Cambridge y en su país, el Reino Unido, es muy popular por su gran labor de divulgación de la historia. Aparece en los medios de un modo habitual; sus declaraciones, a veces, no están exentas de un cierto alboroto. Y es que no rehuye los temas polémicos. Ayer lo demostró de nuevo a propósito del aislamiento de los mayores. 

Sobre la, supuesta, medida de encerrar a los viejos

 

Beard habla en la crónica de la pandemia del SARS-CoV-2. Señala los equívocos de los gobernantes, aunque añade que, dadas las circunstancias, nadie lo hubiera hecho mejor. Pero de lo que se queja con fuerza es del papel de los periodistas, que solo quieren «novedades» y dan información sesgada y parcial. Por ejemplo, en las conjeturas con respecto a la vacuna. Una semana parece estar casi a punto; sin embargo, días más tarde se asegura que no lo estará hasta dentro de un año y medio. En fin, que a su juicio no hay forma de entender la situación que se vive.

Pero donde se explaya bien es al referirse a las predicciones sobre los mayores, entre los que se incluye. Su confinamiento, se afirma, será más largo que el del resto. Un medio anunció que incluso puede durar hasta 2021; eso sí, sin nombrar la fuente de información. Y es que no era sino un supuesto unido a la fecha de aparición de la vacuna; es decir, una conjetura más. Sin duda, los mayores son los más afectados, admite. Y por lo tanto quienes más protección requieren. No obstante, lamenta, no se debe hacer de ellos una categoría única, a la que apartar de los demás. Es probable que tengan que sufrir las consecuencias de la crisis con mayor intensidad. Aún así, reclama, las medidas se han de apoyar en argumentos. ¿O se olvida ya la discriminación por edad?, recrimina a la prensa.   

Leave a Reply