Actualidad sobre personas mayores

El mundo de la cultura se ha vestido de luto

El mundo de la cultura se ha vestido de luto

El mundo de la cultura se ha vestido de luto por partida doble. En apenas cinco días, han desaparecido dos grandes figuras musicales. La primera, Charles Aznavour, fallecía la madrugada del 1 de octubre a los 94 años; la segunda, Monserrat Caballé, lo hacía el 6 del mismo mes, también de madrugada, a los 85 años. Ambos artistas tenían puntos en común. Además de la pasión por la música y su gran notoriedad, compartían un origen social modesto: provenían de familias muy humildes. Por otra parte, en sus comienzos, habían intentado convencerles de que no se dedicaran al canto. Para fortuna nuestra, desoyeron la recomendación. Descansen en paz.

El próximo 26 de octubre Aznavour tenía previsto actuar en Bruselas. Le ha faltado poco para cumplir su palabra de retirarse a los 100 años, tal como bromeaba en 2014. Tenía entonces 90 años y aseguraba no haber celebrado ese cumpleaños porque se reservaba para la centena. Atribuía su continuidad en los escenarios al trabajo y la disciplina diaria. A lo largo de su vida, grabó más de 1400 canciones, de las cuales compuso más de la mitad; superó los 100 millones de discos vendidos y cantó con voces muy diferentes; entre otras, las de Liza Minelli, Frank Sinatra y Compay Segundo.

En España no entusiasma demasiado el mundo operístico. Pero la Caballé, como se la denominaba, era ampliamente conocida. La crítica y el público admiraban tanto su timbre de voz como su depurada técnica. A lo largo de sus 50 años de carrera lírica ofreció más de 4000 actuaciones; interpretó casi a 90 personajes; grabó numerosas óperas y recitales y recibió prestigiosos premios y distinciones. Su estado de salud era delicado en los últimos años; desde mediados de septiembre, permanecía ingresada en el Hospital San Pau de Barcelona.

El mundo de la cultura se ha vestido de luto: homenajes póstumos

 

El nombre real de Aznavour era Chahnour Varinag Aznavourian. Nació en París, pero era de origen armenio. Sus padres emigraron a Francia debido al genocidio ocurrido en su país en 1915. Él no olvidó este trágico acontecimiento y fue siempre embajador honorario de Armenia. El viernes 5 de octubre recibió un homenaje de Estado en París. Además de los presidentes de Francia y Armenia, acudieron al acto numerosos ciudadanos anónimos y una nutrida representación de los distintos ámbitos sociales. El expreso deseo de la familia impidió que la ceremonia tuviera el carácter popular otorgado a otros reconocidos personajes franceses.

En España, nadie niega las excepcionales dotes líricas de Monserrat Caballé. Sin embargo, la opinión respecto a otros aspectos de su persona dista de ser unánime. Ser una diva intransigente y megalómana, como aseguran algunos, resulta frecuente en el ámbito del bel canto. Pero fue otro asunto, de distinta naturaleza, lo que puso en su contra a la opinión pública española. En 2014, La Agencia Tributaria acusó a Caballé de un fraude fiscal. Fue imputada y juzgada. Ella admitió los hechos y aceptó un acuerdo pactado. El día 8 de octubre, representantes de la Casa Real, de las distintas administraciones del Estado y personalidades del mundo cultural, político y civil acudieron a la ceremonia de despedida de la cantante.