Actualidad sobre personas mayores

El riesgo de desahucio de un anciano

El riesgo de desahucio de un anciano

El riesgo de desahucio de un anciano es una mala noticia desde cualquier perspectiva que se observe. La edad avanzada debería estar protegida contra reveses e infortunios. Y más aún si su gravedad afecta a la dignidad de la persona. Lamentablemente, no ocurre así. A pesar de contar con medios suficientes, la sociedad actual se olvida a menudo de los más débiles. Periódicamente aparecen noticias que ponen de manifiesto situaciones injustas con la vejez; una etapa vital solo comparable a la infancia en cuanto a su vulnerabilidad intrínseca.

Un ejemplo reciente lo ofrece un anciano de 84 años, llamado Enric Pons. Vive en la calle Sardenya de Barcelona, muy cerca del templo de la Sagrada Familia. Reside allí desde niño; era la casa familiar. Ahora corre el peligro de ser expulsado de ella. La especulación urbanística amenaza con echarle a la calle. El alquiler aumenta sin cesar. Actualmente es de 530 euros, pero él apenas cobra 600 de pensión.

No es la primera vez que Enric Pons se enfrenta a situaciones adversas; no obstante, la edad juega ahora en su contra. En su juventud, trabajó como dibujante en la editorial Bruguera. Cuando la editorial quebró, fue despedido e indemnizado. Sin embargo, el dinero recibido le sirvió de poco. Posteriormente, decidió ganarse la vida con las cartas del tarot. Pero la crisis económica afectó también a esa economía extra. Y perdió unos ingresos adicionales que ampliaban su escasa pensión.

Un vecino elude el riesgo de desahucio de un anciano

 

La presencia de un especial vecino ha remediado, de momento, el riesgo de desahucio de un anciano. Se llama Lagarder Danciu, un activista que promovió un albergue autogestionado en la Casa de Cadiz. El edificio es contiguo al de Enric. Danciu hizo un llamamiento en Twitter para comprar un libro escrito por el dibujante. Y la respuesta no se hizo esperar. Al enterarse del caso, sus vecinos se volcaron en su ayuda. La solidaridad intergeneracional ha suplido esta vez un vacío que las diferentes administraciones no quieren, pueden o saben llenar. ¡Bienvenida sea!

P.D. El 11 de febrero de 2019, los medios se hicieron eco de que Lagarder había notificado en Twitter la muerte de Enric Pons. Descanse en paz.